La ferula dental o ferula de descarga es uno de los tratamientos más ampliamente utilizados para el bruxismo.

Ferula Dental o Botox - Tratamiento Bruxismo

Ferula Dental o Botox – Tratamiento Bruxismo

La ferula dental es una placa de plástico de color transparente, con un grosor aproximado de 2-3 milímetros, el cual se coloca en una de las arcadas para evitar que los dientes de arriba y abajo estén en contacto. De este modo evitan el desgaste de los dientes que se provoca cuando apretamos o friccionamos unos dientes con otros, lo que además causa dolor de mandíbula, dolor de cabeza y en ocasiones en a parte posterior del cuello.

La ferula dental o ferula de descarga puede resolver el problema en algunas ocasiones. Así, a pesar de que una férula de descarga es útil para corregir diversos problemas dentales, su uso tiene desventajas.

Inefectividad de la férula dental en algunos casos

Ferula Dental o Botox - Tratamiento Bruxismo Una ferula dental puede no evitar el rechinar los dientes, de acuerdo con The Orthodontic Cyberjournal. La ferula dental puede proteger los dientes durante el tiempo que el paciente lo lleva puesto, pero el problema puede regresar cuando la ferula dental ya no se esté utilizando. Por otro lado, en caso de que una ferula dental no funcione en un paciente, puede suponer una pérdida de tiempo y dinero para el paciente al no observar resultados a largo plazo.

Posibles infecciones y caries

Los pacientes con ferula dental durante largos periodos de tiempo, pueden llegar a provocar caries dental. Tanto las bacterias como los restos de comida pueden quedar retenidos, y mientras la ferula dental evita que la saliva elimine esas bacterias y placa, lo que va a favorecer que aparezcan caries o que aparezcan infecciones.

Alternativas a la ferula dental: Botox

Actualmente existen alternativas eficaces y contrastadas científicamente para el tratamiento del bruxismo además de la ferula dental.

Se trata de la aplicación de toxina botulínica tipo A en los músculos maseteros. La toxina botulínica tipo A, el conocidísimo botox, puede convertirse en una herramienta importante en la terapia del bruxismo. El tratamiento consiste en la infiltración de toxina botulínica, con un aguja muy fina, en los músculos masticadores que estén afectados, lo que va a provocar una relajación de estos músculos.

Se trata de un procedimiento ambulatorio, que no requiere anestesia, no es doloroso y su efecto es inmediato.

Tratamiento con Toxina botulínica Tipo A en el Instituto Odontológico Maxilofacial de Madrid

* El el Instituto Odontológico Maxilofacial de Madrid contamos con médicos especialistas en Cirugía Oral y Maxilofacial con amplia experiencia para la aplicación del tratamiento de la toxina botulínica tipo A. Solicite una consulta para valorar su caso.

* Actualmente en España solo los especialistas Licenciados en Medicina están autorizados para infiltrar toxina botulinica tipo A (Botox).

Casos 1, 2, 3. Pacientes bruxistas tratadas con Toxina Botulínica Tipo A.

Infiltración de Toxina Botulínica Tipo A (Botox) en pacientes bruxistas:

Imagen antes del tratamiento: nótese la hipertrófia de los músculos maseteros

Imagen post-tratamiento: 10 meses después de la primera infiltración con toxina botulínica

Tratamiento del Bruxismo - Madrid, Toledo, Guadalajara

Caso 1. Tratamiento del Bruxismo – Madrid, Toledo, Guadalajara

Tratamiento del Bruxismo - Madrid, Toledo, Guadalajara

Caso 2. Tratamiento del Bruxismo – Madrid, Toledo, Guadalajara