El síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS), aunque de forma leve, puede provocar el aumento del riesgo de muerte súbita cardiaca, una patología importante en la que el corazón deja de latir y debe ser tratada inmediatamente con reanimación cardiopulmonar (CPR) o un desfibrilador externo automático y que puede ser mortal.

Un reciente estudio, publicado en The Journal of the American College of Cardiology, ha estudiado la relación existente entre la apnea del sueño y el riesgo de muerte súbita, llegando a la conclusión de que las personas con apena pueden tener un riesgo mucho más alto de muerte súbita.

La Apnea del Sueño y su relación con otras enfermedades

La apnea del sueño o SAOS no sólo es importante tratarla por la somnolencia que provoca, si no que se ha relacionado con un riesgo mayor de padecer enfermedades cardiovasculares como puede ser la hipertensión arterial, arritmias cardiacas, cardiopatía isquémica y accidentes cerebrovasculares (ictus).

Se ha estudiado, que hasta el 50% de personas con SAOS tienen hipertensión arterial, y que el 30% de los hipertensos tienen un SAOS. Además. recientemente se asocia el SAOS con un mayor riesgo de cáncer: son ya varias las investigaciones que han relacionado la apnea del sueño con el cáncer.

Sin diagnosticar

El SAOS, es una enfermedad relactivamente frecuente, aunque muchas personas no está diagnosticadas. «Su prevalencia en la población occidental es muy alta y es más que probable que siga creciendo debido a la epidemia de la obesidad y la relación directa entre obesidad y SAOS», según Apoor Gami, autor principal del estudio y cardiólogo del Midwest Heart Specialists-Advocate Medical Group (EE.UU.).

Diagnóstico y tratamiento de la apnea del sueño

El primer nivel de actuación para el tratamiento consiste en perder peso –en caso de que este sea excesivo-, y evitar la posición de espaldas durante el sueño, ya que tiende a colapsar la vía aérea.

El segundo nivel de actuación, suele ser el llamado CPAP (continuous positive airway pressure). Se trata de una máscara, conectada mediante unos tubos a una máquina que proporciona de manera continua oxigeno con alta presión al paciente, aunque no es muy bien tolerado ya que supone estar conectado cada noche a una máscara.

Se ha demostrado que la cirugía ortognática, es beneficiosa en el tratamiento de la Apnea Obstructiva del Sueño. El avance de maxilar, mandíbula o ambos, permite aumentar de forma notable el diámetro y el volumen de la vía aérea (garganta), lo que permte que los pacientes puedan abandonar el uso del CPAP.

Fuente: abc.com