¿Qué es la paralisis facial?

La parálisis facial es una lesión del nervio facial.

El nervio facial tiene 4 funciones básicas:

  • Movilidad de los músculos de cada uno de los lados de la cara.
  • Controla un músculo del oído, encargado de amortiguar los ruidos fuertes; y dos músculos del cuello.
  • Recoge la sensibilidad del conducto del oído.
  • Controla las lágrimas y la saliva.
  • Se encarga del gusto, en la parte anterior de la lengua.

Paralisis Facial - Instituto Maxilofacial

Síntomas de la parálisis facial

Parálisis Facial - Instituto MaxilofacialLos síntomas de la paralisis facial no siempre se presentan con igual intensidad y dependerán de la mayor o menor extensión del nervio que esté afectada.

  • Si el motivo de la parálisis facial es el virus herpes zóster, suelen aparecer también sordera y vértigos (síndrome de Ramsay-Hunt).
  • Ausencia de la movilidad voluntaria de los músculos de una mitad de la cara, mostrándose la parte afectada de la cara fláccida, sin arrugas ni surcos.
  • Imposibilidad de cerrar el ojo.
  • Desviación de la boca hacia el lado y hacia abajo de la mitad de la cara afectada.
  • Dolor en el oído con ruidos fuertes.
  • Ausencia de sensibilidad del conducto del oído.
  • Ausencia de lágrimas.
  • Ausencia de saliva en la mitad de la boca afectada.
  • Ausencia de gusto en la parte anterior de la lengua,

Causas de la paralisis facial

La parálisis facial periférica puede aparecer por varias causas:

  • Lo más habitual es la parálisis facial de causa desconocida, que afecta al 40% de todos los casos. Se conoce como parálisis facial a frigore, o parálisis de Bell.
  • La parálisis facial traumática, con un 25% de los casos.
  • Otros motivos menos frecuentes son los tumores, el virus herpes zoster, las infecciones agudas y crónicas del oído y ciertas enfermedades del organismo que afectan de forma secundaria al nervio facial.

Tipos

Parálisis facial sin causa conocida, parálisis facial a frigore o parálisis de Bell

En estos casos aparece una parálisis del nervio facial de la que no se sabe cómo se ha producido. Se plantean 2 explicaciones posibles:

  • Una lesión por la mala circulación de la sangre al nervio facial.
  • Una infección directa del nervio facial producida por virus.

Parálisis facial traumática

Aparece tras traumatismos externos, especialmente en accidentes de tráfico con afectación de la cabeza. También puede aparecer durante el parto, en ciertas cirugías y por heridas de arma blanca en esta zona.

La cirugía oral y maxilofacial permite recuperar la mayoría de las parálisis faciales.

Con la Cirugía Maxilofacial, mediante las técnicas actuales y los profesionales especializados, es posible recuperar la gran parte de las lesiones provocadas por la parálisis.

  • Las intervenciones sobre el nervio facial permiten recuperar aproximadamente el 80 % de las parálisis faciales tras un traumatismo.
  • Algunos de los motivos más habituales de sección del nervio facial destacamos accidentes de tráfico, violencia y deportes de riesgo.
  • La recuperación de la parálisis se consigue en un periodo medio de 4 a 6 meses. Gracias a la utilización de nuevas técnicas de injerto y nuevos materiales hemos incrementado los porcentajes de reconstrucción del nervio facial.
  • En aquellos casos en los que una parálisis facial no se recupera, como en casos de lesión directa del nervio o en trastornos congénitos (ej. síndrome de Mobius), quedan secuelas con algunos defectos permanentes como son:
    • la caída de la ceja
    • déficit de cierre ocular y caída de la lágrima
    • imposibilidad para sonreír
    • mordida de la mucosa bucal
    • alteraciones en el habla y dificultad respiratoria
    • etc.

Evolución y pronóstico

La evolución de la parálisis de Bell suele ser muy buena, llegando a una completa curación de la misma en casi todos los casos.

En aquellos casos en los que la parálisis facial no se recuperase nada en absoluto, hay tratamientos como el injerto de nervios y la utilización de músculos y nervios sanos próximos, para mejorar la funcionalidad de los músculos afectados, así como otros tratamientos para mejorar la estética.

Todos estos trastornos pueden corregirse quirúrgicamente:

La utilización e indicación de unas técnicas u otras en la corrección de una cara paralítica deben ser realizadas por un cirujano experimentado y familiarizado con las mismas.