Dientes sanos1. Es imprescindible acostumbrarse a cepillarse los dientes después de las comidas, especialmente antes de acostarse para conseguir unos dientes sanos.

2. Es necesario dedicarle al cepillado de los dientes un mínimo de 2 minutos, y debemos cepillar bien las superficies exteriores, inferiores incluida la lengua. Si aparecen molestias durante el cepillado es conveniente acudir al dentista.

3. Para eliminar mejor los restos que puedan aparecer de placa bacteriana en los espacios interdentales cuando es difícil llegar con el cepillo, es recomendable utilizar seda o hilo dental.

4. Después del cepillado y de haberte pasado el hilo dental puedes utilizar un enjuague bucal. Te ayudará a eliminar los restos de placa bacteriana que se resistan, fortalecerá el esmalte dental, atacará el mal aliento y te ayudará a prevenir la caries.

5. Cambia de cepillo cada tres meses para tener unos dientes sanos. Según los expertos, después de tres meses de uso regular, un cepillo es menos eficaz. Las cerdas pierden resistencia y por consiguiente no llegan a las áreas difíciles de alcanzar alrededor de los dientes.

6. Moderar el consumo de alcohol y dejar de fumar. De esta forma s eve reducido el riesgo de cánceres de la cavidad oral, y enfermedad periodontal..

7. Reducir el consumo de azúcares y mantener una alimentación saludable y equilibrada para prevenir la caries dental y la caída de los dientes de forma prematura

8. Es recomendable visitar, al menos una vez al año, al odontólogo en la Clínica Dental para una revisión general de la boca. Asimismo, es recomendable una limpieza dental/ bucal anual en consulta. De este modo eliminamos el sarro y prevenimos la aparición de gingivitis y enfermedad periodontal.

9. Para mantener una buena salud bucodental es recomendable la ingesta de frutas, verduras y lácteos.