Mal aliento, causas y tratamiento

El mal aliento o halitosis, se define como un olor desagradable proveniente del aliento de una persona. No es necesariamente una enfermedad pero es un signo que nos indica que algo puede no estar bien en nuestro organismo.Mal aliento - Causas y tratamiento

En algunos casos, la halitosis puede ser un síntoma de enfermedades de la cavidad oral como así también de enfermedades sistémicas que deben ser diagnosticadas y tratadas adecuadamente.

El mal aliento y sus causas

  • Causas patológicas: 
    • De origen oral (cavidad bucal)

Casi el 90% de las causas que generan halitosis proviene de la cavidad bucal.

Enfermedad periodontal y gingivitis:
Es la principal causa de halitosis (50%) debido a la acumulación de agentes patógenos en el surco gingival y en las bolsas periodontales. La inflamación de las encías, contribuye a la colonización de bacterias y al estancamiento de saliva alrededor de la encía inflamada, que agregado a la presencia de hemorragia propicia el mal aliento.

Mala Higiene dental  
Una mala higiene bucodental puede originar caries, placa bacteriana, sarro y la acumulación de partículas de alimento que favorecen la proliferación bacteriana. La presencia de una capa blanquecina en el dorso de la lengua es la segunda causa (36%) de halitosis .

Restauraciones dentales deficientes
Coronas y puentes en mal estado pueden favorecer el depósito de bacterias y alimentos.

Medicamentos
Algunos fármacos, como los antineoplásicos (anticancerígenos) favorecen el crecimiento de cándida, sangrado de encías, aparición de úlceras y xerostomía (boca seca).

Otros fármacos que causan halitosis son los antidepresivos, antipsicóticos, antiparkinsonianos, antiespasmódicos, anestesia general, diuréticos, sedativos, antianginosos y antihipetensivos debido a la xerostomía que generan.

Candidiasis oral
En casos de cáncer, diabetes, HIV y xerostomía causada por la ingesta crónica de antibióticos o corticoides, se produce alteración de la flora normal permitiendo el crecimiento de la cándida (hongos blancos unicelulares).

Otras alteraciones
– Enfermedades ulcerativas de la cavidad bucal: penfigoide, pénfigo, aftas, úlceras causadas por traumatismo, gingivoestomatitis herpética
– Infecciones de la faringe: herpangina, mononucleosis, candidiasis, difteria
– Cáncer faríngeo
– Parótida: parotiditis (bacteriano vírica), tumor parotideo, sialolitiasis (cálculos en los conductos salivales), absceso parotídeo y otras disfunciones parotídeas asociadas a la diabetes, embarazo, herpes, leucemia, malnutrición y enfermedad de Hodgkin.
– Amígdalas: cuando existe una infección de las amígdalas (tonsilas-amigadalitis-anginas) dada por colonización bacteriana , el individuo tiende a tener una halitosis transitoria hasta que se resuelva la infección.
– Características anatómicas de la lengua: la lengua fisurada, la glositis media romboidea, la lengua geográfica y la lengua pilosa facilita el atrapamiento de bacterias, restos epiteliales, restos alimenticios y de fluídos bucales.
– Necrosis producida por radioterapia y quimioterapia en pacientes con cáncer.

    • De origen extraoral: 

Una vez descartada la etilogía oral de la halitosis, se debe considerar las causas sistémicas en otros niveles.

Alteraciones del tracto respiratorio superior
– Respiración oral
– Causas nasales: sinusitis, presencia de pólipos, rinitis atrófica o medicamentosa, tumores nasales, cuerpos extraños en las fosas nasales (niños) y atresia coanal.
– Causas laríngeas: infecciones en la laringe, carcinoma de laringe

Alteraciones del tracto respiratorio inferior
Infecciones pulmonares o bronquiales, abscesos pulmonares , neumonías necrotizantes, tuberculosis, enfisema, cuerpos extraños en vías respiratorias y carcinoma de pulmón entre otras alteraciones.

Alteraciones del tracto gastrointestinal
Dispepsias: esofagitis, gastritis, úlcera péptica, reflujo gastroesofágico, estenosis pilórica- o hernia de hiato pueden traer mal aliento.
Hemorragias digestivas, síndrome de malabsorción, infección entérica y cáncer gastrointestinal.

Enfermedades sistémicas
Insuficiencia renal, Diabetes mellitus mal controlada, disfunción hepática severa, enfermedades autoinmunes (artritis reumatoidea, lupus eritematoso sistémico, Síndrome de Sjogren y esclerodermia), carcinomas, deficiencias vitamínicas, fiebre alta y deshidratación e intoxicaciones por mercurio, plomo, bismuto y arsénico.

Tratamiento odontológico

El tratamiento de Halitosis oral está enfocado a reducir el número de bacterias productoras de mal olor ubicadas en el dorso posterior de la lengua y en el surco o bolsa periodontal, así como la volatilización de productos malolientes.

Entre los agentes antimicrobianos usados en el tratamiento se encuentra la Clorhexidina a baja concentración 0.05%, el Cloruro de cetilpiridinio y el Lactato de zinc que han demostrado su eficacia en la reducción de variables asociadas a la Halitosis.

A nivel general, los protocolos de tratamiento contemplan la realización de una limpieza dental profesional e instrucciones de higiene oral que van desde un correcto cepillado y limpieza interproximal, a una limpieza completa de la lengua.