Botox o Toxina Botulínica Tipo A

El Botox se emplea para eliminar las arrugas del tercio superior de la cara (entrecejo, frente y patas de gallo)

El Botox o toxina botulínica Tipo A fue introducida por el oftalmólogo Allen Scott para el tratamiento del blefaroespasmo.

Tras haber sido utilizada con éxito para el tratamiento de la hiperactividad muscular, como por ejemplo el blefaroespasmo, tortícolis, parálisis cerebral, etc.., el serotipo A de la toxina botulínica revolucionó la Medicina Estetica, aplicándolo para las arrugas faciales finales de la década de los 80.

La Toxina Botulínica Tipo A es una proteína purificada que se inyecta en pequeñas cantidades en los músculos del rostro con actividad excesiva con el fin de relajarlos y prevenir la aparición de arrugas dinámicas o suavizar las que ya existan.  Además, permite corregir asimetrías leves que rompen la armonía del rostro.

El objetivo es conseguir corregir estas arrugas sin quitar expresividad a la cara para obtener resultados naturales.

En el Instituto Odontológico Maxilofacial de Madrid, contamos con médicos especialistas en Medicina Estética Facial para la aplicación de Botox en nuestros centros.

Botox Moncloa AravacaIndicaciones del Botox o Toxina Botulínica Tipo A

La indicación del Botox o Toxina Botulínica Tipo A es fundamentalmente para las arrugas ocasionadas por una hiperactividad en los músculos de la mímica facial, ubicadas en la mitad superior de la cara: Patas de gallo, zona glabelar (entrecejo) y las líneas horizontales de la frente.

El uso de la toxona boltulinica Tipo A en la mitad inferior de la cara, puede, en algunos casos concretos y a muy pequeñas dosis, conducir a resultados satisfactorios. Aunque en esta parte debe establecerse un estricto criterio ya que podría provocar complicaciones, como por ejemplo una sonrisa asimétrica.

* Los surcos y pliegues ocasionados por una pérdida de las fibras de colágeno o fibras elásticas, pérdida de peso o por acción de la gravedad, no se modificarán por el Botox.

Aplicación y Resultados

  • Tratamiento ambulatorio.
  • El tratamiento no es doloroso.
  • Los resultados se observan de forma gradual durante los siguientes 5-1o días de la aplicación.
  • La duración del efecto es de 3 a 4 meses desde su aplicación. En algunos casos, los efectos duran hasta 5-6 meses.

El tratamiento con Botox o Toxina Botulínica Tipo A es un tratamiento seguro, sin contraindicaciones ni efectos secundarios, que le permitirá rejuvenecer y suavizar su rostro.

 

La toxina botulínica Tipo A más conocida como Botox® ha revolucionado la cirugía estética facial.

Actualmente se trata de la técnica estética más utilizada y con ella podemos eliminar las conocidas patas de gallo o las arrugas del entrecejo.

En el área de la cirugía reconstructiva se trata de una técnica de gran ayuda paralos tratamientos de pacientes con asimetrías faciales.

En el Instituto Odontológico y Maxilofacial de Madrid, aplicamos Toxina botulínica Tipo A de la máxima calidad, estudiando previamente las necesidades y caracteristicas de los pacientes.

Preguntas Frecuentes

¿Quién está autorizado para aplicarlo?

Este producto debe ser suministrado a clínicas autorizadas por la comunidad correspondiente para almacenarlo, y debe hacerlo en unas condiciones de frío concretas. Nuestros centros, está expresamente autorizado por la Conserjeria de Sanidad de Madrid para poder aplicar Botox®.

Además, solo puede ser aplicado por médicos estéticos, Cirujanos Plásticos y Cirujanos Maxilofaciales.

¿Cómo actúa?

En las arrugas faciales dinámicas, aquellas que se marcan más ante algunos gestos de la cara, como es fruncir la frente o el entrecejo y son provocadas por el movimiento de músculos que hay debajo de ellas, consigue que se relajen.

¿Cómo se aplica el Botox?

Debe aplicarla un médico con microinyecciones utilizando las agujas más finas del mercado por lo que la molestia es casi nula. No se requiere anestesia local ni sedación y se puede volver a la actividad normal de forma inmediata.

¿Es inmediato el resultado?

No. El resultado aparece progresivamente tras unos días, lo que supone una ventaja ya que nadie advertirá un cambio brusco en el aspecto. El efecto deseado se ve a los 4 u 8 días. El efecto dura unos tres o cuatro meses. En algunos casos dura seis meses o más. A partir de ese momento, el paciente podría someterse a otro tratamiento, que probablemente sea más duradero que el primero.

¿Es doloroso el tratamiento?

No. El tratamiento no provoca dolor. Se aplica una pequeña cantidad con agujas extremadamente finas debajo de la piel, en el músculo correspondiente. El paciente podría notar una pequeña molestia durante la aplicación que se define como un leve escozor.

¿Cuánto se tarda en realizar un tratamiento?

De 10 a 20 minutos.

¿Se debe hacer reposo después del tratamiento?

No. Es posible retomar inmediatamente las tareas habituales, trabajo, encuentros sociales, etc.

En las horas siguientes a la aplicación hay que evitar frotarse la cara para que la Toxina botulínica no difunda hacia zonas no deseadas.

¿Es un tratamiento seguro?

La toxina botulínica se ha usado con mucho éxito y seguridad durante más de 15 años tanto en oftalmología como en neurología, incluso en tratamientos de larga duración en niños y en cantidades hasta 10 veces superiores a las utilizadas con una finalidad estética. En el tratamiento de las arrugas de expresión se lleva utilizándose más de 10 años.

Los efectos secundarios son poco frecuentes, muy leves, de corta duración y locales.

¿El uso de la toxina botulínica puede cambiar la expresión de la cara?

No ya que es un tratamiento personalizado y las dosis son las adecuadas para conseguir un aspecto natural y relajado.

¿Botox o Ácido Hialurónico?

Las indicaciones para tratamientos con Toxina Botulínica Tipo A (más conocida comercialmente con el nombre de Botox®) o Ácido Hialurónico son claras y específicas para los médicos, pero es frecuente encontrar pacientes que tienden a confundir ambos pensando que su efecto es el mismo.

Cuando y porqué se recomienda un tratamiento con Toxina Botulínica Tipo A o Acido Hialurónico

Lo más importante a la hora de decidir el tratamiento adecuado entre botox o acido hialuronico es estudiar el rostro de cada paciente de forma individualizada, y este debe ser aplicado por un médico ya que es el único profesional autorizado para manipular e infiltrar estos productos y debe estar formado específicamente para ello.

Para conocer las diferencias y similitudes entre ambos productos, en el Instituto Odontológico y Maxilofacial realizamos un estudio precio para saber qué son y para qué sirven cada uno de ellos.

Función del Acido Hialurónico

El Ácido Hialurónico es una molécula producida de forma natural en nuestro organismo. Su función es absorber y retener agua por lo que es capaz de “rellenar” la piel desde el interior, manteniéndola turgente e hidratada.

Existen distintos tipos de Ácido Hialurónico en el mercado y, en función de la densidad de los mismos (reticulación), su infiltración poducirá hidratación o relleno dérmico si lo aplicamos en el fondo de la arruga o surco a tratar.

El Ácido Hialurónico se utiliza, habitualimente, en los dos tercios inferiores del rostro. Su efecto es temporal ya que se reabsorbe de forma natural. Habitualmente su utiliza para;

  • Alisar las líneas de expresión y corregir arrugas y pliegues más marcados, suavizar las líneas superficiales alrededor de boca y ojos y corregir los pliegues moderados y profundos para obtener una expresión más joven.
  • Redefinir el contorno facial corrigiendo aquellas zonas que han perdido volumen (como los surcos profundos realzando la línea mandibular y los pómulos)
  • Aportar volumen a los labios y permitiendo perfilar el borde para conseguir una sonrisa más estética.
  • Rehidratar la piel y aportar un aspecto rejuvenecido en zonas expuestas de la piel recuperando la juventud del cuello, rostro y escote.

La toxina botulínica Tipo A o Botox®

La toxina botulínica es una neurotoxina producida por la bacteria Clostridium Botulinum, conocida por su capacidad de producir una parálisis muscular utilizada con fines estéticos, entre otros, para prevenir y/o reducir la formación de arrugas originadas por los movimientos de los músculos faciales (arrugas dinámicas). Por tanto, consigue relajar los músculos faciales, eliminando o atenuando las arrugas y dejando la piel distendida, tonificada y tersa y devolviendo la luminosidad al rostro, así como revitalizar y rejuvenecer la mirada de manera inmediata.

Su indicación principalmente es el tercio superior, es decir, las arrugas de la frente, el entrecejo y las arrugas en los ojos (patas de gallo), siendo su duración también temporal al igual que el Ácido Hialurónico.

Conclusiones

Por tanto, la Toxina Botulínica se aplica sobre los músculos faciales cuya contracción deseamos disminuir, paralizando la musculatura, evitando la formación de arrugas originadas por el movimiento de éstos músculos. Por el contrario, el Ácido Hialurónico se infiltra bajo la arruga o surco que deseamos rellenar.

Ambos tratamientos se pueden aplicar en ambos sexos y los dos tienen un efecto rejuvenecedor, pudiendo infiltrase de manera simultánea para optimizar el resultado.

Enlaces de interés

Rinoplastia Primaria - Madrid, Toledo, Guadalajara
Cirugia de Parpados - Madrid, Toledo, Guadalajara
Cirugia de Parpados - Madrid, Toledo, Guadalajara
© Copyright - Clínica Dental Maxilofacial Madrid – Instituto Odontologico Maxilofacial - La información presente en la web no remplaza sino complementa la relación médico-paciente. En caso de duda, consulte con el médico de referencia. Clínica Maxilofacial - Sociedades Médicas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR