¿A qué se denomina tumores de cabeza y cuello?

Bajo el término de tumores de cabeza y cuello se incluye a un grupo de tumores malignos (o neoplasias) localizadas en:

    • los senos paranasales (4 pequeñas cavidades aéreas situadas en la cabeza),Tumores de Cancer de Cabeza y Cuello
    • cavidad nasal,
    • nasofaringe (porción superior de la garganta situada detrás de la nariz),
    • orofaringe (porción media de la garganta situada detrás de la boca) o parte posterior de la garganta (amígdala, paladar blando y base de la lengua),
    • hipofaringe (porción inferior de la garganta),
    • laringe (glotis, subglotis y supraglotis),
    • cavidad oral (mucosa oral, encía, paladar duro, lengua móvil y suelo de boca),
    • labio y las glándulas salivares.

Los tumores de cabeza y cuello, representan aproximadamente el 5% de los cánceres de los varones y del 2% de las mujeres.

En conjunto son la quinta neoplasia más frecuente en la población mundial.

Factores de riesgo de tumores de cabeza y cuello

Entre los más importantes tumores de cabeza y cuello se encuentran:

  • Consumo de tabaco: se ha comprobado que el tabaco ya sea fumado (cigarrillo, pipa o puro) o masticado aumenta el riesgo de cáncer en la cavidad oral, orofaringe, hipofaringe y laringe. Hay relación con la cantidad consumida y los años de hábito. Actualmente se conocen más de 50 agentes en el tabaco capaces de producir cáncer.
  • Consumo de alcohol: su principal papel en la producción del cáncer de cabeza y cuello viene determinado por su asociación al tabaco, de modo que el consumo de ambas sustancias aumenta el riesgo 20 veces respecto a los no consumidores. Está implicado en la producción de cáncer de laringe, orofaringe, hipofaringe y cavidad oral.
  • Hábitos de vida y dieta: la mala higiene bucal se asocia con el cáncer de cavidad oral. Algunas carencias nutricionales, especialmente de vitaminas A y C, pueden contribuir a la producción de cáncer de cavidad oral, laringe y faringe.
  • Infecciones: los datos epidemiológicos han relacionado al virus de Epstein Barr en la producción del carcinoma de nasofaringe, fundamentalmente en un tipo de tumor denominado carcinoma indiferenciado (o linfoepitelioma).
  • En los pacientes infectados por el virus de inmunodeficiencia humana e inmunodeprimidos puede aumentar la frecuencia del carcinoma de cavidad oral. Aunque las infecciones por virus del papiloma humano, generalmente sólo producen verrugas en las manos, los pies y otras superficies cutáneas, pero se ha comprobado que aumentan el riesgo de cáncer de orofaringe, especialmente de amígdala.
  • Radiaciones: la exposición a la luz del sol se ha relacionado con el cáncer de labio inferior en población con trabajos al aire libre y en personas con la piel clara.
  • Inhalación de productos: los trabajadores del níquel, madera, petróleo o pieles tienen un riesgo incrementado de padecer cáncer de senos paranasales y de nasofaringe. La inhalación de hidrocarburos en áreas urbanas parece asociarse con mayor riesgo de cáncer de laringe. La exposición a asbesto y plomo aumenta el riesgo de carcinoma de glándulas salivares.

Sintomas de tumores de cabeza y cuello

Los síntomas de los tumores de cabeza y cuello son muy variables y dependen de donde esté localizado el tumor.

Algunos cánceres de la laringe y de la hipofaringe producen síntomas muy pronto, por lo que, si consulta con su médico en el momento de su aparición, será posible hacer un diagnóstico precoz que mejorará las posibilidades de curación.

  • Pueden aparecer zonas más duras en la superficie de la boca o en la lengua, úlceras que no se curan o excrecencias.
  • Dificultad para hablar o disfonía (ronquera que no mejora en poco tiempo),
  • Dificultad para tragar (disfagia),
  • Dolor al tragar (odinofagia),
  • Dolor de oídos (otalgia)
  • Obstrucción nasal.
  • Aunque menos frecuentes, también puede haber pérdida de audición, visión doble o parálisis de los músculos de la cara o de los ojos.
  • Sangrado con la tos o con los esputos (hemoptisis)
  • Bultos en el cuello

La presencia de alguno o algunos de estos síntomas citados no significa necesariamente que padezca un cáncer de cabeza y cuello. En el Instituto Odontologico Maxilofacial recomendamos que consulte estos síntomas con su médico, ya que podrían indicar otros problemas de salud.