¿Qué es un curetaje dental?

Ignorar lo que nos ocurre no suele funcionar nunca. En la boca pasa lo mismo. Si no hacemos nada ante una gingivitis, la inflamación llegará a la raíz del diente ocasionando un daño que se conoce como bolsa periodontal. En esta situación las bacterias tienen un entorno perfecto para agravar el problema. Y el curetaje se presenta como única solución.

Dejar que esto siga su curso afecta a la estructura que sostiene el diente que terminará por moverse. Hay que estar atentos, ya que muchas veces la periodontitis no muestra sus síntomas hasta que la situación es grave y los daños que causa al diente pocas veces son reversibles llegando a provocar la pérdida de dientes, en cuyo caso necesitaremos implantes dentales en Madrid. Sin embargo, visto a tiempo, se puede detener con un curetaje dental.

Un curetaje dental o limpieza profunda es la solución para eliminar las bacterias de la bolsa periodontal y volver a unas condiciones óptimas para la curación. Un curetaje dental es el raspado que alcanza hasta las raíces de los dientes que se hace con unos instrumentos que son las curetas.

¿Cuál es la diferencia entre una limpieza dental y un curetaje?

Existen diferencias entre una limpieza dental y un curetaje.

  • En una limpieza lo que se hace es eliminación del sarro en la parte más superficial del diente,
  • mientras que un curetaje es mucho más profundo, llegando a la zona de las bolsas periodontales que tienen bacterias y de donde se eliminan las acumulaciones de sarro que se forman por debajo de la línea de las encías.

Según la profundidad con la que se haga el curetaje, la cantidad de sarro acumulada en la superficie de la raíz y de la sensibilidad del paciente, es habitual que se anestesie la zona para hacer la sesión lo menos molesta posible para el paciente.

Además, cuando las bolsas periodontales son profundas y hay mucho sarro en las raíces de los dientes, el curetaje se suele dividir en cuadrantes, tratando cada uno en una sesión, ya que así son menos duraderas y molestas.

Es habitual que el odontólogo deposite antibióticos en la bolsa periodontal para desinfectar el área y eliminar cualquier resto de bacterias. Y, no olvidemos que las molestias tras su realización pueden variar dependiendo de la profundidad que haya sido necesaria alcanzar, por lo que no está demás tomar algún medicamento como ibuprofeno para aliviar las molestias.