Desgaste dental

El desgaste dental es un problema que aparece en una parte importante de la población, y que supone una pérdida progresiva de nuestro esmalte que protege y recubre los dientes. Esto a la larga, puede provocar fragilidad en los dientes de forma que tendrán una mayor facilidad para romperse, a la sensibilidad, caries etc..

El Desgaste dental y sus causas

Las causas posibles del desgaste dental son diferentes, pero generalmente hay tres más importantes:

  1. Abrasión, que está provocada por la acción de los jugos gástricos sobre nuestro esmalte dental, además de ciertos alimentos y medicamentos.
  2. Erosión: es algo que ocurre normalmente y puede tener consecuencias clínicas sobre todo en los mayores. El roce frecuente entre los dientes por los movimientos de las mandíbulas así como del bruxismo son factores de riesgo que provocan una erosión desmesurada.
  3. Fricción: Si realizamos una higiene buco dental con un cepillado de los dientes demasiado agresivo, sobre sobre todo con cepillos de dientes duros, puede afectar de forma negativa a nuestro esmalte.

Consecuencias del desgaste del esmalte dental

Lo primero que tenemos que saber es que supone un proceso irreversible que va a condicionar nuestra salud dental.

  • Va a modificar el color y el brillo de nuestros dientes.
  • Favorece que aparezcan manchas.
  • Puede provocar aparición de infecciones así como afectar a nuestras encías, provocando importantes problemas como la piorrea.
  • Aumenta la posibilidad de perder dientes, o que tengamos que recurrir a tratamientos para reconstruir los dientes como pueden ser las carillas dentales.
  • Al dejar la dentina al descubierto, va a favorecer que tengamos sensibilidad dental al frío al calor o a los dulces provocando dolor.
  • Provoca también que los dientes estén debilitados con lo cual es más fácil que puedan romperse.

Soluciones para el Desgaste dental

Desgaste dental y prevención

Teniendo en cuenta que el desgaste dental es un proceso natural, si llevamos a cabo algunos hábitos podemos evitar que sea demasiado grave para poder mantener nuestros dientes y la salud bucodental:

  • Recomendamos visitar al menos cada seis meses a tu dentista.
  • Realizar un adecuado cepillo dental te puede recomendarte todo odontólogo.
  • Evitar los alimentos y las bebidas demasiado ácidos.
  • En caso de bruxismo, utilizar Férula de descarga u otros tratamientos para corregirlo.