Bultos en el cuello o ganglios inflamados

Ganglios inflamados en el cuello

Bulto en el cuello o ganglio inflamado

Cuando los ganglios aparecen inflamados repentinamente y son dolorosos, generalmente se debe a una lesión o infección.

Sobre los ganglios linfáticos

Los ganglios linfáticos están presentes a en todos nuestro cuerpo, y se trata de una parte fundamental de nuestro sistema inmunitario ya que nos van a ayudar a luchar contra infecciones y otra sustancias extrañas.

Cuando hablamos de ganglios inflamados nos referimos a que uno  más ganglios linfáticos aparecen inflamados. También se les conoce como linfadenopatía.

Las zonas donde se pueden detectar más fácilmente los ganglios linfáticos son entre otras:

Ingles

Axilas

El cuello (hay una cadena de ganglios linfáticos a cada lado de la parte frontal del cuello, en ambos lados del cuello y por debajo de cada lado de la parte posterior del cuello)

Debajo de la mandíbula y la barbilla

Detrás de los oídos

Sobre la parte posterior de la cabeza

¿Qué son las adenopatías?

Bulto en el cuello o ganglio inflamado

Las adenopatías son ganglios con alguna de sus características alteradas. Por ejemplo, que haya mayor número o sean algo más grandes. Si duelen al tocarlas o son un poco duras. Si se han adherido a los órganos que tengan cerca (la piel, un músculo). O bien, porque haya cambios en color de la piel que las cubre.
Se pueden notar sin que haya otros síntomas. O bien pueden acompañarse de fiebre. Puede haber solo un ganglio o varios.

Causas de la aparición de bultos en el cuello

Las infecciones son la causa más frecuente de la inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello. Las infecciones que pueden causar esto incluyen:

Abscesos dentales o dientes impactados

Infección del oído

Resfriados, gripe y otras infecciones

Hinchazón (inflamación) de las encías (gingivitis)

Mononucleosis

Úlceras bucales

Amigdalitis

Tuberculosis

Infecciones cutáneas

Trastornos inmunitarios o autoinmunitarios: VIH, Artritis reumatoidea (AR)

Cánceres: Leucemia, Enfermedad de Hodgkin, Linfoma no Hodgkin. Muchos otros tipos de cáncer también pueden causar este problema.

Señales de alerta ¿Cuándo debe visitar al especialista?

Después de varias semanas los ganglios no disminuyen su tamaño o siguen creciendo.

Están rojos y sensibles.

Los note duros, irregulares o fijos en su lugar.

Aparezca fiebre, sudores nocturnos o pérdida de peso inexplicable.

Cualquier ganglio en un niño que mida más de 1 centímetro (un poco menos de media pulgada) de diámetro.

Cirujano Maxilofacial Dr. Francisco Riba García

Dr. Francisco Riba
Doctor en Medicina y Cirugía. 
Especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial.
Especialista en Estomatología.

Col. num. COM 28375865. Col. num. COEM 28005694.