Hongos en la boca

La infección causada por hongos en la boca, puede ser debida a diferentes factores provocando algunas enfermedades como la candidiasis oral. Estas enfermedades son poco frecuentes, pero además la presencia de hongos en la boca no es nada estético y provoca sensación de falta de higiene bucal. Incluso podría llegar a ser doloroso tanto al hablar como al comer.

Hongos en la boca - Causas y tratamientos

Síntomas de hongos en la boca

Normalmente la presencia de hongos en la boca no tiene síntomas, habitualmente no nos damos cuenta hasta que esta enfermedad está en un estado más avanzado, y los síntomas pueden ser:

  • Dolor en la boca.
  • Dolor cuando hablamos o tragamos.
  • Sangrado después del cepillado.
  • Inflamación de las encías.
  • Aparición de placas blancas en la mucosa y en la lengua.
  • Lesiones de color rojo intenso que pueden provocar dolor o picor.
  • Posible aparición de grietas en la comisura de la boca.

Causas de la aparición de hongos en la boca

Hay diferentes causas que pueden provocar la aparición de hongos, las más destacadas son:.

  • En aquellos casos en los que nuestras defensas están reducidas. Esta es la causa más habitual en la que pueden aparecer estos hongos en nuestra boca, por ello es habitual encontrar casos de candidiasis bucal en pacientes con sida.
  • La diabetes también es una causa, ya que al tener más cantidad de azúcar en nuestra sangre, también se va encontrar en la saliva haciendo de alimento para los hongos.
  • Los tratamientos antimicrobianos.
  • Disfunción de las glándulas salivales.
  • Desnutrición.
  • Toma de corticosteroides.
  • Prótesis dentales removibles, que pueden acumular hongos por una deficiente higiene bucal.
  • Alcoholismo.
  • Tabaco.
  • Quimioterapia radioterapia.
  • Trastornos endocrinos, como los cambios hormonales y el hipotiroidismo.
  • Inflamación de la lengua de forma constante.

Tratamiento para los hongos en la zona bucal

Es muy importante que si aparece algún malestar, o alguno de los síntomas anteriores acudir a la clínica dental para diagnosticar el tratamiento más adecuado.

Los tratamientos más habituales son medicamentos tópicos o sistémicos dependiendo de la gravedad.