Injerto de hueso para implante dental

El objetivo del injerto de hueso, o injerto óseo, para implantes dentales, es aumentar la zona sin hueso, o mantener la cantidad ósea en la zona donde se quiere colocar el diente fijo.

El injerto de hueso dental, es un procedimiento cuyo objetivo fundamental es ayudar a regenerar el hueso que se ha perdido. Es un procedimiento médico necesario en numerosos casos de colocación de implantes dentales, además de en otros tratamientos.

Injerto de hueso dental en Madrid - Injerto óseo

La intervención quirúrgica de injerto de hueso dental, la realizan médicos especialistas en Cirugía Oral y Maxilofacial.

En el Instituto Odontológico Maxilofacial, contamos con médicos especialistas en Cirugía Maxilofacial y Estomatología, con amplia experiencia quirúrgica en la intervención de injerto de hueso, incluidos los casos complejos.

¿Por qué puede necesitarse un implante de hueso dental?

La razón por las que un paciente puede necesitar un implante de hueso dental, es en aquellos casos en los que se quieren colocar implantes dentales cuando no hay hueso suficiente. Por esto, es preciso preparar adecuadamente el lecho dental, para la posterior colocación de los implantes, ya sea de un solo diente o para técnicas all-on-four, arcada completa, etc.

Algunas de las causas más frecuentes por las que se puede producir una pérdida de hueso son:

  • las enfermedades periodontales,
  • algunas infecciones,
  • pérdida de dientes, etc

En estos casos, el hueso puede reducirse, por lo que resulta necesario realizar un injerto de hueso dental para poder colocar los implantes con éxito.

También, el injerto de hueso dental es una solución adecuada en casos de pérdida ósea debida a enfermedades periodontales.

Intervención quirúrgica para el injerto de hueso dental

La intervención quirúrgica de injerto de hueso consta de varias fases:

  1. Aplicación de la anestesia local de la zona a tratar.
  2. Posteriormente se coloca el material del injerto en el lecho.
  3. Por último se cierra la incisión y se inicia el proceso de cicatrización que puede ser entre 3 y 6 meses.

¿De dónde procede el hueso insertado?

En función de la complejidad del caso el hueso insertado procede de:

  • Casos más sencillos: En los casos donde la pérdida de hueso es menor, se trabaja con aloinjertos puros. Se trata de materiales de injerto óseo seguros y biocompatibles, que se utiliza con un porcentaje de éxito muy alto.
  • Casos complejos: En aquellos pacientes donde la pérdida de hueso es mayor, hay que recurrir a otras técnicas quirúrgicas, pero en cualquier caso siempre hay una solución que debe ser valorada por el Cirujano Maxilofacial.

¿Cómo reducir la pérdida de hueso?

Con el fin de evitar la pérdida de hueso, lo más aconsejable es sustituir los dientes perdidos por implantes dentales, ya que es en ese momento donde se va produciendo de forma gradual la pérdida de hueso.

Asimismo, conviene acudir periódicamente a la consulta con el fin de evitar y/o tratar posibles enfermedades periodontales.

El injerto óseo es una de las técnicas de implantación odontológica más frecuentes, conocida también como injerto de hueso.

El injerto oseo como proceso de implantación

Los implantes de titanio osteointegrado correctamente, nos va a permitir recuperar la funcionalidad de la boca evitando así problemas en el futuro. Además va a evitar que el paciente siga perdiendo hueso de forma progresiva y permitirá la realización de técnicas de regeneración osea guiada.

El injerto oseo presenta alguna complejidades dependiendo de la composición de tejidos del propio paciente, del tamaño de la malformación, la anchura y la altura del hueso afectado, la cantidad de hueso necesaria para el implante dental el espacio mandibular, etc.

Hay que tener en cuenta que cada paciente debe ser tratado de forma personalizada adecuándose a su problema, para ellos los médicos especialistas en Cirugía Maxilofacial de Instituto Odontológico Maxilofacial de Madrid realizan una valoración y diagnóstico previo individualizado.

Esta intervención quirúrgica, es un proceso delicado que debe llevarse a cabo por médicos especialistas en Cirugía Maxilofacial y que requiere de una amplia especialización y experiencia.

¿Por qué el injerto oseo?

Los procedimientos de injerto óseo dental, se llevan a cabo para devolver al hueso su forma previa tras la pérdida de dientes, traumas, enfermedades periodontales, etc.

Recuperar y mantener la estructura ósea facial es fundamental por varios motivos. Muchos procedimientos como la colocación del implante dental, requieren que el hueso se encuentre lo más aproximado posible a su dimensión y posición original para obtener resultados satisfactorios. También, la mandíbula y otros huesos de la zona facial, que dan soporte a la piel y a los músculos responsables de nuestra apariencia estética externa deben tener el soporte adecuado.

Sin el soporte del hueso interior, el rostro puede aparecer envejecido de forma prematura.

Clínica Maxilofacial - Sociedades Médicas