¿Qué es la Necrosis Pulpar?

La necrosis pulpar, o gangrena pulpar, es la muerte del nervio del diente. Esto ocurre como consecuencia de la aparición de una inflamación aguda y crónica, la cual comienza en la zona coronal del tejido pulpar, y que seguirá extendiendo hasta la pulpa radicular.

Necrosis Pulpar o Gangrena puplar

Puede aparecer necrosis pulpar total o parcial, en función de la cantidad de pulpa que se vea afectada. Los productos que aparecen como resultado de la necrosis son tóxicos, por lo que van a provocar la inflamación del tejido.

La necrosis pulpar en ocasiones, puede aparecer como consecuencia de un traumatismo, al bloquearse el aporte de sangre de forma inmediata sin que haya una inflamación previa.

Tipos de gangrena pulpar

Podemos clasificar la necrosis pulpar como:

  • Necrosis por coagulación o aséptica: en este caso se ve disminuida de forma importante, o bloqueada completamente, la circulación de la sangre. La necrosis aséptica no produce habitualmente dolor.
  • Necrosis séptica o gangrena que aparece debida a la aparición de las bacterias y se asocia a una gran cantidad de exudado inflamatorio. La necrosis séptica provoca un dolor brusco y muy intenso como consecuencia de la aparición de toxinas bacterianas..

Complicaciones de la necrosis pulpar

Las complicaciones más frecuentes son cuadros periapicales: osteomielitis, fístulas, granulomas, celulitis etc.

Tratamiento

En cualquier situación de necrosis pulpar, el tratamiento de los conductos radiculares estará siempre indicado.

Con la realización de una Endodoncia a su debido tiempo, podemos frenar la gangrena y salvar el diente afectado. Se trata de un procedimiento sencillo, en el que nuestros especialistas en Endodoncia, eliminan las partes blandas del diente y evitará que la necrosis se extienda y sea necesario en un futuro la extracción del diente.

Hay que saber que la Endodoncia, es un tratamiento muy efectivo, pero si no lo llevamos acabo en pacientes afectados con necrosis pulpar van a tener riesgo de perder el diente, además que la infección puede extenderse al resto de la boca y sufrir en los casos más graves complicaciones cardiovasculares.

Si la necrosis está demasiado avanzada, la solución es la extracción del diente.

Es importante por tanto de que a pesar de que remita el dolor, es recomendable acudir a nuestra clínica dental en Madrid  con el fin de realizar un estudio clínico y radiográfico para estudiar el estado pulpar del diente.