Tratamiento del bruxismo moderado y severo con Neurotoxina Botulínica Tipo A

El bruxismo es una patología crónica que cada vez afecta a mayor cantidad de personas en España. La utilización de la toxina para el Bruxismo es una solución cada vez más utilizada, obteniéndose muy buenos resultados.

Entrevista al Dr. Riba García, médico especialista en Cirugía Oral y Maxilofacial, y Director del Instituto Odontológico Maxilofacial de Madrid.

“¿Qué es el Bruxismo y cómo tratarlo?”

En el Instituto Odontológico y Maxilofacial de Madrid tratamos el bruxismo con resultados muy satisfactorios.

El bruxismo puede ser diurno o nocturno y afecta a un % importante de la población, y se conoce más comunmente por el hábito de rechinar y apretar los dientes de forma inconsciente y no funcional. En nuestras Clínicas Dentales en Madrid, y Guadalajara, ofrecemos esta solución definitiva.

Causas del bruxismo

Las causas del bruxismo pueden ser varias, desde factores funcionales como una mala mordida, hasta emocionales como es el caso del estrés, la ansiedad, la depresión…..que son capaces de desencadenar patología dolorosa con dolor facial, dolor mandibular, problemas de articulación, dolor de cuello, dolor de oído, etc. Todo ello afecta muy negativamente a la calidad de vida de quien lo padece.

Otras consecuencias directas del bruxismo

El bruxismo tiene otras consecuencias directas en la boca:

  • desgastar los dientes: pudiendo disminuir su tamaño de forma importante
  • fracturar el esmalte
  • destruir el hueso que soporta el diente
  • artrosis mandibular o problemas de articulación en la mandíbula
  • etc..

En IOMM, recomendamos acudir al especialista a tiempo para poder realizar un adecuado diagnóstico identificando los puntos de dolor, desgaste de dientes, etc., para definir el tipo de bruxismo así como el grado de afectación.

Toxina botulínica Tipo A para el tratamiento del bruxismo

En IOMM trabajamos con el tratamiento más actual para el bruxismo, que consiste en la aplicación de la Toxina botulínica Tipo A

La aplicación de la toxina botulínica tipo A) en los músculos masticadores ha demostrado ser una excelente herramienta para combatir las alteraciones del bruxismo. La toxina es un potente relajante muscular local que actúa por un amplio periodo de tiempo (3 a 6 meses), relajando los músculos masticadores afectados, sin producir los indeseables efectos secundarios de los relajantes musculares sistémicos (somnolencia, relajación de musculatura no afectada, disminución de reflejos, etc.).

Numerosos estudios demuestran que la neurotoxina botulínica pueden reducir la frecuencia de eventos de bruxismo, disminuir los niveles de dolor inducido por el bruxismo-y satisfacer a la autoevaluación de los pacientes con respecto a la eficacia de la toxina botulínica en el bruxismo.

En comparación con la férula oral, las toxinas botulínicas son igualmente eficaces en el tratamiento del bruxismo.

Además, las inyecciones de toxina botulínica en una dosis de <100 U son seguros para los pacientes por lo demás sanos. Por lo tanto, se pueden utilizar clínicamente para pacientes sanos con bruxismo.

Casos 1, 2, 3. Pacientes bruxistas tratadas con Toxina Botulínica Tipo A.

Imagen antes del tratamiento: nótese la hipertrófia de los músculos maseteros.
Imagen post-tratamiento:
10 meses después de la primera infiltración con toxina botulínica.